Una sesión que se transformo rapidamente en una tarde de juegos para la pequeña Julia. Afnan y Nati disfrutaron de pasear por el bosque y jugar con Julia y el pequeño Ramón. Sin duda el mejor momento fue cuando posaron en lo alto de la resbaladilla y bajaron riendo. Hasta Ramoncito se lanzo y resbalo sin miedo. Una hermosa tarde en familia.