Fotografiar bebes recién nacidos es de los trabajos más bellos que uno se pueda imaginar. Pero poder fotografiar al bebé recién nacido de una pareja a la que tuve la oportunidad de retratar en su boda es un privilegio aun más grande. Seguir contando la historia de amor de una familia tan hermosa como esta es el por que amo mi trabajo.

Nicolás no se aguantaba descubrir este mundo así que llego un poco antes de lo previsto. Este pequeñito se porto muy tranquilo en su primera sesión, donde fue la estrella y estuvo acompañado de sus hermosas hermana y mamá.

Espero poder seguir contando la historia de amor de esta familia conforme crece.