Rocio y Luis  son una pareja muy dulce, desde que los conocí me di cuenta de como se divierten y ríen juntos cada vez que  sus ojos se entrelazan y terminan con una sonrisa. Sabia que su boda sería muy especial y llena de momentos divertidos. Empezamos el día con Rosio en Crisina Spa de San Miguel donde la novia y su familia se prepararon para el gran día. Una vez listas nos fuimos al hotel Casa Grande para que se terminarán de vestir y que llegara la hora tan esperada.

Llegando a la iglesia Luis esperaba nervioso en la puerta y ni que decir cuando vio entrar a su novia. La luz entraba por los vitrales y los iluminaba  mientras ellos se dieron el si. Al salir nos escapamos por una rápida sesión para legar a tiempo al salon donde nos esperaban los invitados. Cada detalle de la boda estaba perfectamente planeado desde la torta hasta los pequeños menús en cada mesa eran ejemplos del cuidado y amor con el que se preparo la boda. La noche cayo y no faltaron las risas, baile y alegría de todos los presentes. Los novios bailaron por toda la pista desde cumbia hasta Axe bahía (el novio incluso bailo una coreografía con sus amigos a este ritmo que seguro se arrepiente esté en video)

Fue un día perfecto para todos los presentes en especial para esta hermosa pareja que comienza su vida juntos.

Fotografías: ©Pankkara Larrea 2017

Peinado Novia: Cristina Spa San Miguel 

Maquillaje Novia: Cristina Spa San Miguel – Lorena Herrera Peñaloza

Ceremonia: Catedral Castrense Nuestra Señora de Luján

Recepción: Jardín Japonés La Paz

Decoración y Gastronomia: Millenium Eventos

Torta: Tentaciones Sandra Iberkleid