Rebeca y Oscar planearon su boda a la distancia preparando todo en La Paz para poder celebrar su boda con la gente que más aman. Cuando el día más esperad llego ambos estaban muy nerviosos. Al llegar a la casa de la novia  siempre me encuentro con escenas caóticas y parientes nerviosos tratando de hacer todo lo posible por tener todo listo pero esta vez el novio también debía preparase en el mismo lugar así que la mayor preocupación era que no vea a la novia o al vestido.

El momento de paz llego cuando la novia ya estaba por vestirse y se tomo un momento para orar con su familia. Ya más tranquila se preparo para acudir a la iglesia.

La ceremonia fue dulce y conmovedora culminando en el gran sí que los unirá por siempre. Partimos de la iglesia rápidamente para ganar un poco de tiempo en La Castela y aprovechar para hacer algunas fotos antes de que llegasen los invitados.

Los detalles naranjas escogidos por la pareja llenaba de color y luz el salón dando la bienvenida a sus invitados quienes pasarían una gran noche.

La música en vivo, la deliciosa comida, el baile y las risas hicieron de está, una noche inolvidable que culmino con la ansiada hora loca y los más deliciosos postres.

 

Muchas felicidades a esta hermosa pareja

 

 

 

Fotografías: ©Pankkara Larrea 2017

 

Ceremonia: Catedral Castrense Nuestra Señora de Luján

Recepción: La Castela

Hora Loca: Manos de fuego