Ana y Mauricio son un ejemplo de amor joven. Desde que los conocí quede cautivada por su energía y el amor que se tienen. Durante la aventura que fue su sesión pre-boda pude disfrutar de su alegría y humor ante un día un poco gris.

Su boda comenzó con los arreglos de Ana quien junto a la ayuda de toda su familia se preparo par su gran día. Todos en casa ayudaron para tenerla lista a tiempo y encaminarla a la iglesia donde se reuniría con Mauricio. La ceremonia celebro su amor y compromiso recordando a todos los presentes que no hay  fuerza como la de la fe y amor juntos.

Después de escaparnos un rato para las fotos de los recién casados volvimos al salón donde esperaba la ceremonia civil y una noche de diversión. El baile, la risa y el tequila no faltaron para hacer de esta una noche única que quedara por siempre en sus corazones.

Fotografías: ©Pankkara Larrea 2016

Peinado Novia: Peluquería Charme

Ceremonia: Iglesia Anglicana Cristo Redentor

Recepción: Automóvil Club Boliviano